confia maribel latorre

Confía

Os presento esta imagen y os cuento la historia que encierra.
Es la historia de una mujer valiente que emigró de su país en busca de un mundo mejor. Una historia de superación personal con un final feliz. Aunque hay algo que la hace distinta a muchas de las historias que he escuchado.
Ella salió de Honduras con una mano delante y otra detrás y se fue directa a Estados Unidos a buscar sustento. Después de trabajar sin descanso, la vida le dió un duro golpe y perdió todo lo que había ganado. Parte del cuadro refleja esa lucha sin descanso por sobrevivir, ese trabajar de sol a sol, esos momentos de la vida en los que todo se pone negro y de los que, por más que haces, no puedes salir.
Ella no tiró la toalla, sino que soltó todo ese malestar y negatividad hacia la vida y confió diciendo:
«Dios mío, haz de mí lo que quieras, a ti me encomiendo.»
Esas palabras no se dicen a la ligera, sino que nacen del corazón, sin premeditación, tras mucho tiempo sin ver la luz, en un sufrimiento angustioso porque algo va mal dentro de uno. Ella soltó todo el control de su vida, de sus miedos, en un acto de redención, abandonando las expectativas y rindiéndose a confiar en que lo que la vida le deparaba era mejor que lo que tenía.
Habitualmente, juzgamos todo lo que nos ocurre desde el lado oscuro.
Y una vez vacía de control, de juicio, de expectativas, le llegó la intuición de viajar a España, tomó un avión y aquí que se vino… y la vida le empezó a ir bien. Encontró a un hombre que la ama de verdad y pudo traer a sus hijos a un hogar donde hay prosperidad económica.
Las dos estábamos emocionadas cuando terminó de contarme su vida, una vida de película con final feliz . Entonces me dijo: «Maribel, píntame mi vida en un cuadro.»

Óleo sobre lienzo. Tamaño:50*70

Maribel Latorre pintora canalizadora

Deja un comentario

Abrir chat
1
Hola! ¿En qué puedo ayudarte?